Archivo por meses: agosto 2006

Yo soy vos

en el día más hermoso del invierno
enhebro la más pura luz
deslizo mi ímpetu de sol
en la pista de patinaje
domingo domingo domingo
nazco
me parís
a eso de las cinco y pico de la tarde
cuando las estudiantes de psicología
piden chocolate caliente
a esa hora trago top de la Giralda
cuando el Parque Lezama
es la alfombra verde
por donde camina Dios
para bendecir Buenos Aires
para toda la semana

Que me corten la cabeza

una noche de ensueño
o sea
un domingo a la mañana

los árboles del Proceso
y la gran sala de los huecos
y las grandes polleras
donde me escondo
a pensar pamplinas

sí:
que me corten la cabeza
sí:
no tengo ninguna pena
es pura imaginación
sí:
no estoy enfermo
me parece nomás
sí:
que me corten la cabeza

¿qué pasa que no emboco
el disco en el agujerito?

sí:
que me corten la cabeza

Todos somos Arjona

en la Torre de los Ingleses
son las siete menos cinco
y arranco las agujas del reloj
para hacerme harakiris
y otros tragos orientales
invento a cada rato
tantas formas de pensar en ti
sí en ti en ti en ti

y como un necio
trato de ignorar esta distancia
que es como ir hasta la luna
y volver siempre volver

acaríciame al menos el cabello
como a un perro zalamero
como a un niño de la calle
olvidaste mi corazón
en el cuarto de los trastos
es un triste obús desactivado
de la guerra del 14
una pieza de museo
que no cotiza en el mercado
sabés bien que no tengo
otra cosa que ofrecerte
que una mañana de lilas muertas
en la cama
oh en la cama

me enteré que ahora sos
la novia de un rockero
muy pagado de sí mismo
que canta cosas que no entiendo
él es un maestro del cinismo
y yo un aprendiz
en esto de amarte sin coraza

yo sé que no estoy pa´ campeonato
pero al menos quiero
mantener la categoría
verte en sueños
pasar como a una liebre
siempre linda siempre linda
oh dulce añoranza en mi memoria
en mi memoria
en mi memoria

por vos hoy abrí una lata
de fantasías importadas
de países sin bandera
soy pirata equivocado
en tu vida sin fronteras

¿y si busco un abogado
y te armo un pleito
por robar de mi pecho
algunas cosas?
son testigos las estrellas
y una nube que pasaba
donde escribí tu nombre
con mi pluma de poeta

aunque pasen mil años
en la historia de la tierra
ante tus ojos seguiré siendo
este niño engominado
temeroso de la brisa
que lo lleva con las aves a la altura
donde florecen los olvidos
los olvidos
oh los olvidos

tú eres la cruz
y yo no soy Cristo
soy un equilibrista
entre tu boca y el destierro
soy el pobrecito de la novela de la tarde

ya no quiero ver el sol
que me destruye
los sesos la cordura
prefiero la luna
plateando tus caderas
cuando supe que tu espalda
era una escalera hacia la gloria

de tu piel probé tequila fuerte
y me he quedado borracho
pa toda la vida
casi siempre veo doble
y me enamoré
de vos y tu melliza

y aunque nada sabés
de mi abril desesperado
de mis dramas de domingo
dejo esta nota
en el umbral de tu sonrisa
para ver si puedes leer a contraluz
mi confesión de imberbe monaguillo

Nunca tocaste para mí

nunca tocaste para mí
una música que me agrade
siempre la torpe percusión
esa música industrial
de los institutos alemanes
en el atardecer de los días hábiles
recuerdo que nos amamos
en una butaca color naranja
incómodos inconscientes casi muertos
fantasmas vestidos de ciudad
y estas rosas infinitas que nos separan
el pragmatismo del polvo
el gol rebotero
la eficacia
y este candor absurdo
que me embarga me empeña
el corazón la carne firme y el canon
no quiero ser ciervo en tu mira
ni lámpara en tu desvelo
no tengo derecho a enfermarme
a desperdiciar mis días
en los fichines
se apagan de a una
las estrellas federales
en el cielito de mi Patria
condenado a un abismo
de eternas llamas
templo mi guitarra hawaiana