Archivo por meses: marzo 2007

La ciudad colapsada

la ciudad está colapsada

un italiano hace bossa nova
en un bar de San Telmo

una francesita se luce
en un convoy de la calle Olavarría
baila el tango
cuelga las pilchas en la soga
como si fuesen poemas de Baudelaire
mientras los paraguas la fichan
desde el panteón de los héroes
de la guerra del señorito Mitre

un teutón declama su cumbia villera
en el antro de la Cubana
mulatona matrona de las birras belgas

en la curvita de la Casa Rosada
se amontonan los autitos
forman cerros
al pie del arrabal

embrión de la carne avara
dispuesta al amasijo
sensualidad
amistad
diversión
y la magia que se encierra
en cada abrazo
tango!!!
la pasión se encierra
en la llama de una vela
y la cera va quemando
el alma pa siempre

en qué año terminó lo nuevo?
grita la Academia
bajo el sol de la tertulia

uno a Cadícamo con Keith Richards
con la regla larga afanada
de la escuelita de Quinquela

las cosas continúan
como si nada hubiese tocado
al mundo
al planisferio
a esos mapas
que usan los pibes

(a Enrique Cadícamo)

La foto movida

me gusta deshacer tu trenza
me gustas con el pelo suelto
me gusta bailar trenzado
no me gusta bailar suelto
en el gran salón
el disc-jockey pasa músicas movidas
como las fotos
oh fatalidad!
por ahí falló el pulso del fotógrafo
por ahí los que posaban
vibraron de manera intensa
por qué estos rostros desencajados
esos dobles esos fantasmas
por qué la pupila de tu ojo en llamas
quema colores que nunca ví
por qué tu blusa blanca
es una mancha de tinta negra
sobre el papel donde no escribí
por qué señorita usted confunde
fecha de natalicio con fecha de deceso
por qué ese luto
si no te acompaño yo en el sentimiento
por qué el día bueno se hizo noche mala
la Navidad de Nuestro Señor
Viernes Santo
en vez de cordero
para mi congoja
debo comer pescado de la marea roja
obscureció la mañana tibia
tu peroné en las sombras
tengo que reconocer al tacto
por qué esos ojos en compota
esa boca almibarada
esa inédita mueca

Coger tupido

coger del jardín
la más bella
versión del tiempo
cuando no pasa
por el garguero de la bestia

la suspensión del colibrí
sobre las cosas amadas

el equilibrio de la dona
sobre el cordón de plata
que une los corazones
de los artesanos de Plaza Francia

coger
la ruta más larga
el auto más veloz
girar en círculo
arando el mundo
con el canto
de una cajita de música

Mingus o muerte

los jóvenes son buenos
los jóvenes son santos
los jóvenes son bellos

de un salto arranco
el racimo de la rama más alta

silbo una canción
archiconocida y me voy
por la senda que al mar conduce

primero
suena el bass sin el drum
después de un silencio
el drum sin el bass

nos cruzaremos justo allí
donde la noche se incendia

una mujer desnuda baila
sobre el techo de un auto gris
-es pelada y tiene
una larga trenza que le sale
de abajo de la nuca-

mingus o muerte!

La poesía árida

en épocas donde reina
la poesía árida (opaca) (seca)
riego mi jardín
con agua de beber

un adjetivo blando blanco imaginario
se planta ante mí
con un traje de luces

los barquitos a la deriva son caramelos
en la sala de espera del dentista

el hastío es el pan de los tipitos

la cicuta es dulce
y el infierno
una cátedra de piedra

Corbatas

cuando cae la tarde
como una colcha de un tercer piso
el viento pone las corbatas
sobre los hombros
de los muchachos de la city
que nunca se dan cuenta
y avanzan hipnotizados
quién sabe hacia dónde

y las corbatas
-culebras urbanas-
desovan sobre los hombros
de los muchachos de la City
silbando la Cumparsita
como si nada