Archivo por meses: junio 2008

Ataque 77

1977
fue un mal año
para la Argentina
la dictadura hincaba el diente
se comía compatriotas crudos
ejercían el punk a su manera
borraban del mapa
prescindiendo de la metáfora
literalizaban
correspondiendo las palabras y los hechos
dibujaban una sonrisa en el sol serio de la bandera
con la tinta roja de los mataderos

vejaban en tres tonos
muerte
muerte
y muerte
vértices del triángulo de la locura

y sí
Videla fue nuestro Johnny Rotten
los civiles diseñaban las tapas
del disco más famoso de Videla
“God save Chabela”
donde la ex presidenta aparecía
pelada y con un piercing en una ceja
y sí
siempre fuimos dependientes
de las modas extranjeras

el punk inglés
tuvo una sola baja:
Sid Vicius
y algún que otro pincheto más
lo siguió de puro boludo nomás
en el punk argentino
murieron hasta ahora treinta mil
y sigue el conteo

Sobre el tiempo que se pierde en buscar el tiempo perdido

Los discos de vinilo decían
“33 ½ r.p.m.” aunque las bandejas
andaban siempre un poco más lento
o un poco más rápido. De modo tal
que la música nunca fue
lo que nuestro oído creía percibir. Y así
de las miles de veces que escuchamos
“A day in the life”, “Las cuatro estaciones”,
“Lady Jane”, “Los mareados” o
“Visions of Johanna” resultan
largas horas robadas por el tocadiscos
a la pieza original, o en su defecto
versiones prolongadas que agregaban
minutos a la música, voces más gruesas,
bajos más bajos, largos pasillos entre notas.
Acaso la única opción a mano para que vuelva
la música perdida, sea girar el disco en sentido inverso
lo que permitirá escuchar,
encriptada y secreta,
la vieja canción del pelotudo.

(Horacio Fiebelkorn, Argentino y Pincharrata, de su libro “Elegías”, recién salidito del horno)

La vida es simple

los travestis
se ponen contentos
cuando hace un poquito de calor
airean sus bolas al sol
como perros mansos
como santas viejas

un joven emo
con las uñas pintadas de rojo
busca en su ipod
la canción desesperada

en el crucigrama
encaja perfecto
tu nombre
amor amar amore

una patota de gorriones
corren picadas
en el cielo de la tarde
tienen piercings
en el pico en las alas

Aguante Charly

Presentáme al señor tiempo
Se fue con vos
Murió en abril
Si se lo contaste al viento
Yo no lo vi
Yo no lo vi

Si me preguntas
Qué ha pasado entre mis manos
Yo no lo sé
No lo toqué
Invitame a ver tu historia
nunca diré que ya la sé

Escondeme en tu memoria
Quiero vivir
Quiero vivir
Y describime los lugares donde has ido
Quiero viajar
Quiero viajar

Y explicame hasta dónde has llegado
Quiero saber dónde morir

Quiero ver
Quiero ser
Quiero entrar
Penetrar
Quiero estar

Remontame en un barrilete
Quiero volar
Quiero volar
Contame un cuento de hadas
Quiero soñar
Quiero soñar
Y recordame si alguna vez te miramos
Quiero llorar
Quiero llorar
Y abrime ahora las tres puertas de tu vida

Quiero ver
Quiero ser
Quiero entrar

(Charly García, Argentina)