Archivo por meses: noviembre 2008

La alborada tupida

la alborada tupida
de jugos naturales
pan casero
café
¡también medialunas
y cañoncitos de dulce de leche!
y una mancha de sol
sobre el mantel

horas de oro
y brillantes incrustados
en las manecillas del reloj
que gira
down down tempo

¿qué música escucharán
los picaflores
cuando bailan
entre tus risas?

propongo que el domingo
empiece a llamarse como tu nombre

El valle y el volcán

Para correr hacia el mar vistiéndonos de sol
Para tener y prestar niñez del corazón
Para jugar a inventar
El mundo de la flor somos dos, somos dos
La eternidad es hoy
La eternidad
Para cantar
Y derrotar al tiempo
Para cruzar sin temor
El valle y el volcán somos dos, somos dos
Enamorándonos
Viviendo sin después, ni adiós, ni olvido
Para pedirle al dolor
Que ya no vuelva más somos dos, somos dos
Ilusionándonos
Por una pequeñez, un dolor quizá perdido
Para correr hacia el mar vistiéndonos de sol
Para tener y prestar niñez del corazón
Para jugar a inventar
El mundo de la flor somos dos, somos dos
La eternidad es hoy
La eternidad
Para cantar
Y derrotar al tiempo
Para cruzar sin temor
El valle y el volcán somos dos, somos dos
Enamorándonos
Viviendo sin después, ni adiós, ni olvido
Para pedirle al dolor
Que ya no vuelva más somos dos, somos dos
Ilusionándonos
Por una pequeñez, un dolor quizá perdido
Para cruzar sin temor
El valle y el volcán somos dos, somos dos
Para cruzar sin temor
El valle y el volcán somos dos, somos dos

(María Elena Walsh, Argentina)