Archivo por meses: diciembre 2008

Hostia de la mundial delicia

¿tan liviana es tu belleza
que a todas partes la llevas?

¿liviana como la luna
huyendo de las sombras
de las formas abstractas malignas?

¿liviana como los panaderos
y las plumas de los pajaros flacos?

con mi cara de vino
respeto la ley natural de los encuentros
y hoy contemplo la esperanza que me toca
corazoncito de anís
que me ponés en la boca
¡hostia de la mundial delicia!

(¡Feliz Año Nuevo para todos!)

Los hombres y el fútbol

y me doy
altísimas dosis de bolero
y nada
y pasan las nubes
y un águila sobre el mar
y nada
ejércitos sin batalla
desbordan los estadios
tipitos con poca fe
y los ratis y los buscas
en danza infinita
y me doy vuelta
en la cama mal hecha
me revuelvo como un café
y nada
sólo ese ruido Muzak
hojas que en la rama se menean
y me asalta la poesía
con puntudas amenazas
en forma de pezón o muerte
psicodelia de container
y pasan como ráfagas
las tardes violentas del fútbol argentino
las tardes del domingo
las tardes de los sábados
las tardes de los martes
las tardes de las tardes de las tardes
enlazándose como las cuentas de un rosario
colgando del cuello de un ahorcado

Fluido antiestático para discos

Aplicar una pequeña cantidad en un paño muy suave. Frotar lentamente el disco, siguiendo el sentido de los surcos. Quedará neutralizado de cargas electroestáticas que producen distorsiones en el sonido.

(a mis amigos Horacio Fiebelkorn, Martín Carmona, Darío Rojo y Alejandro Sosa Días que siguen usando vinilos en sus casas)

Oda entre copas y estribos al Sr. Mario Mactas

chetongo cheronca choborra
ya quisiera yo tener el chamuyo de este quía
para soplarle a las nenas en la nuca
las palabras más dulces
-las que queman-

como forro de cuete
colorados los cachetes
chetongo cheronca che che
maula cachador portenísimo
buda rantifuso y dandy con tonito

mientras la ciudad detona
en tremendas arbitrariedades
e infracciones no cobradas
ya quisiera yo ser como este tipo
de abdomen prominente y voz de duermevela
para que la gilada por Corrientes
comente y comente
y etcétera etcétera etcétera

La guerra del verano

oh muchacha que llevas
una botellita de agua mineral
en el bolsillo exterior de la mochila
preparada para la guerra
la guerra del verano
el bolsillo exterior de tu mochila
es un pedacito de tu encaje nocturno
del cielo plomizo
caen aviones invisibles
que se estrellan en las mentes
pactos entre la brisa y la garúa
arman una escena recontrarrealista
el asfalto te muerde los talones
pero tus piernas ya están lejos
en la cola del último vencimiento
tu jefe esta tatuando el mes de abril
en tu nalga derecha
-se le para débilmente-
complejidades del concepto
se aferran como garrapatas
a tu blusa blanca
bandera de rendición
ondeando sobre las llamas

La fritanga

el olor de la fritanga
a las 13 hs. más o menos
inunda las callecitas del microcentro
el país jibarizado
en unos pocos metros cuadrados
el banco me banca
yo banco al banco
pero salta la banca
y siempre gana el mismo:
¡Sofovich!
¡vamos a rezar un rato
a la Bolsa de Comercio!

una sirenita se arrastra
por debajo de un auto
dicen que mordió el anzuelo
en el 2001

en la selva de piedra
los frutos son adoquines
y Tarzán es la estatua de Roque Saénz Peña