Archivo por meses: agosto 2009

Jogo Bonito

nos poníamos un poco trolos
cuando hablábamos
de la elegancia de Francescoli
de Marangoni que la pisaba
y parecía que estaba bailando un vals
de Miguelito Brindisi
que rankeaba para el Bolshoi
jogo bonito fútbol que le gusta a la gente
quizás todo fue nada más que un sueño
una imagineta que quedó
chorreando en la almohada
los jugadores de ahora
son un desastre
como un loro apaleado
están peleados con la belleza
Tevez es King Kong
buscando un baño
Messi es una laucha
realizando prueba en el laboratorio
los jugadores de Central
se parecen a los mozos de El Cuartito
nos poníamos un poco trolos
cuando corría Kempes
detrás de la globa
la tanguita Adidas
melena al viento
como un pájaro arrojado
al primer día del mundo

After hours

pintor que pintas las calles
toda la gente de la noche se conoce
y la luna llena
se abre en pétalos
que caen sobre mi cabeza
una leve sensación psicodélica
el ámbito invade
pero son apenas unas mariposas
atascadas en el callejón
y la noche practica su salto interminable
cuenta los minutos
como muertos en combate
marchita la marcha
manco me enanco al último convoy

la noche tiene un gran ojo en la nuca
le gusta ver
lo que se derrumba a sus espaldas

Dios es un globo rojo

observando desde la altura
el techo de los colectivos
la copa de los árboles
las cabezas que pasan
algún sombrero
piezas de ajedrez
cruzándose raudas en la Avenida
uno se siente un poco Dios
en este día
el verde de una hoja nueva
se derrama por la mejilla del tiempo
como una gota caliente de amor
de la estola de un travesti
sale un globo rojo
cuando pasa cerca de mí
me mira fijamente a los ojos
me dice:
vos nos sos
yo soy Dios
vos nos sos
yo soy Dios
después se aleja lentamente
hasta ser un puntito rojo
disipánsose
en el cielo azul celeste

Estadio Obras


cuando era adolescente
yo pensaba que el mundo
se terminaba unos metros
después del Estadio de Obras Sanitarias
cuando salía de los recitales
-The Police Serú Girán Hermeto Paschoal-
me invadía una extraña inquietud:
yo creía como los antiguos
que la tierra no era redonda
que se terminaba en un precipicio
después del Estadio de Obras Sanitarias
miles de metros más abajo
horribles monstruos bullían
entre gigantescas lenguas de fuego
esperando con las fauces abiertas
sólo me tranquilizaba
arriba del 29
que me llevaba despaciosamente
hacia La Boca
mi barrio lleno de color
tan lejos de la muerte
del fin del mundo