Archivo por meses: diciembre 2009

Rocky

si se me corta la luz
me voy a meter
adentro de tu cabecita
para copiar todas tus mañas
hoy quiero coplar tu velocidad traviesa
tus saltos en la sociedad del espectáculo
tu irrefrenable don de vivir
tu efervescente inocencia derramada
en línea recta
siempre hacia adelante

algo de vos creció en mí
como una planta brasilera de grandes hojas
de la suave penumbra
a la esplendente luz
llenas el espacio
con horas hombre
con horas perro
simple como el pan
o los chistes de los verduleros
le saco punta al lápiz del recuerdo
y en tus ojitos veo desfilar
como en un LCD
mis amores gatos
mis amores baldíos futboleros
mi amores bolita japonesa y media raya
mis amores figurita figurón y figurella
mis amores domingo bolognesa generala y chinchón
mis amores té frío y té hervido
mis amores caleidoscopio y cinta de embalar
guardo el amor en la alacena
hasta mañana por la mañana

bajo el sol o las estrellas
de pie como un soldado
espero el milagro
nave nodriza
barquito de papel que me llevas
hacia mares de cotillón
la voz del rioba
corriendo por la sangre imparable
ladridos como notas musicales
ladridos como fuegos artificiales
martingala carambola burundanga
y la vida que comienza de nuevo
cuando movés la cola
inventando sonrisas por toda la casa

En el último día hábil del año

En el último día hábil del año me encontré con una serie de personajes que supieron hacer sus buenos bolos en la película de mi vida. Al 29 subieron simultánemente DJ Blue con su hijo y el diariero que me vendia la colección en DVD del Súperagente 86. DJ Blue es el parceiro del Gordo Orge, legendario músico ligado a la cultura canábica. El diariero, que tiene el puesto en la puerta del Argerich me reservó durante 30 semanas consecutivas el DVD con las cinco temporadas; hoy en su homenaje ví el capítulo donde los de Kaos meten ácido en la tanques de agua de la oficinas de Control y el Jefe, Maxwell y la 99, entran a ver luces de colores por todos lados. Por la Boca me crucé con el vendedor de medias, un extraño ser que ofrece su producto con una voz finita e insistente, casi diabólica: Señor, señor, me compra? Hoy no vendí nada, por favor me compra! ¿Sabe cuánto cuesta?… A este lo suelo cruzar cada dos o tres meses, indefectiblemente. En Pirilo estaba Tito Crespo, vociferando como siempre, su voz de trueno hacía saltar a la fainá como a colimba en plena fajina; cuando me vió me gritó: ¡Qué te pasó ché…¿arreglaste con Macri que tenés timbos nuevos?

Hay un lugar para todo

hay un lugar para todo
está el sauce
la casa y la chimenea
el camino que regresa
lo dibujaste tantas veces
y el barco con su voluta de humo
y el caballo y la puerta
está escrito y soñado
es sólo un lugar
al que has de acomodarte
como un libro en la biblioteca
entonces todo tendrá sentido
aunque te olvides
de haber vivido
y todo ocurre
antes de que la piedra
haga !plac!
en el centro del agua

(Ramiro Dávalos, Argentina)

La venas abiertas de la República Argentina

Hoy a la tarde lo ví a Eduardo Galeano en Paraná y Viamonte.¡Está hecho un pibe! Tenía puesta una musculosa negra y cruzaba la calle como un Gulliver charrúa, una esperanza oriental, un delegado de Dios entre los vivos, una especie de santo con ojeras de cristal de murano. Ahora seguramente se me aparecerá en sueños y voy a tener que ir al anticuario de acá la vuelta a ver si consigo una aureola, una capita que me reconstruya la imagen del ángel. Padre, Hijo, Espíritu atrapado en frases, alegorías, fábulas envasadas en libros, e-books, netbooks, etc.