Archivo por meses: mayo 2014

CONFITERÍA LAS DELICIAS


sin lugar a dudas
esta es la mejor panadería
de la ciudad de Buenos Aires
siempre pensé
que en la variedad está el gusto
me pierdo
entre lengüitas de parmesano
galletas marineras palmeritas sacramentos merenguitos
y africanitos que me sonríen
y me guiñan un ojo
las medialunas de grasa
tiene una forma perfecta
son una comba de Francescoli
un trazo de Leonardo Da Vinci
relampagueando en el cielo de Villa Urquiza
las empleadas de Las Delicias
son como madres de un tango
hablan en lunfa
tienen el tonito de Tita Merello
de pronto todo se vuelve blanco y negro
y soy niño otra vez
comiendo por primera vez
un sanguchito de miga
de jamón y queso
pero con la miga bien esponjosa ¿eh?
aireada por el aliento
de invisibles titanes de barrio
soy el muñequito de la torta
y prendo todas la velitas
per jodere nomás
una de las titas le echa
al postre mazzini
un chorro de licor El Abuelo
mientras una vieja pasa
marchando con una baguette
sobre el hombro
como un granadero de mil años
“con los cañoncitos de dulce de leche
que venden acá”
se forjó nuestra Independencia
le explico a una señorita
que me mira algo asustada
un pan francés está recitando
un poema de Prevert
se hace escuchar
en medio del parloteo
de los futuros merendantes
Las Delicias hoy está lleno de gente
todas las clases sociales todas
todos los colores todos
todas las edades todas
y una gran torta de infinito pisos
torre de babel
para que también se pegue un mordisco
don tata Dios
me escondo adentro de un pebete
y con un grisín escribo
esta crónica de pan
 

El poeta de la Gran Cabeza

el Poeta de la Gran Cabeza
hoy se cayó en un pozo ciego
erotizado por la profundidad
rogó a los cielos
que ese abismo
no se terminara nunca
apretó fuerte un adjetivo
que tenía en un bolsillo
y ahora conoce finalmente
el otro lado de las cosas
donde su Cabeza brilla
como un asteroide desconocido

CHAMAMÉ

 

la derecha del jazz

no incluye el chamamé

en el género

“demasiado frenético

salvaje y alcoholista”

dijo un crítico de la derecha del jazz

 

el acordeón surfea

sobre el litoral

con la esquizofrenia y el candor

del artista cachorro

improvisa enancado a la melodía

muerde sus crines

hasta los límites provinciales

hasta el caracú

cala hondo

como la cuchilla de los matarifes

orgullo de la sangre

que estalla en el sapucay

 

hay una quema de sombreros

una disputa esencial

brotan de los ojales

una sabiduría de locro y espuela

fermentan desde los pajonales como laberintos

un brutalidad de piso de tierra

sombras chinescas de china en baile

el Diablo que se ahogó en el río

resucita del fondo de un vaso

de cerveza con naranja

 

también chamamé con bandoneón

como acostumbraba Don Damasio Esquivel

 

ODA LA DACTILOGRAFÍA

si solo es una letra la que separa
al pelado del peludo
¿no será que el pelado es pelado
y el peludo peludo
por un error de tipeo?

el dactilógrafo es un pequeño dios